Cursos repostería, cursos de resposteria, reposteria, cursos pasteleria, cursos de pasteleria, pasteleria, jordi bordas, jordi bordas pasteleria, jordi bordas pastelero, cursos de panaderia, escuela de pasteleria, curso de reposteria, clases de pasteleria, cursos de gastronomia, pasteleria fina, recetas, recetas pasteles, recetas dulces, repostería recetas, postres fáciles, chocolate, fruta, obrador, técnicas culinarias, pasteleria creativa, pasteleria saludable, reposteria creativa, reposteria saludable, dieta, comida saludable, alimentos saludables, nutrición, salud, chef, pasteles, tartas, dulce, postres light, postres saludables, postres bajos en grasas, pasteleria sin azucar, pasteleria sin gluten, pasteleria sin lactosa, pasteleria sin gluten, reposteria sin lactosa, reposteria sin gluten Filosofía

 Elaboraciones más ligeras, con mucha textura y con mucha potencia de sabor

Ya sea por conciencia, por necesidad o simplemente por bienestar, cada vez son más las personas que cuidan lo que comen. No nos referimos a dietas para adelgazar, al recuento de calorías ni a la fiebre por lo light, si no a la conciencia de saber lo que comemos y porque lo comemos. Según este artículo de la Vanguardia comer bien es tendencia. Si es así, esperamos que sea una moda que llegue para quedarse.

Nosotros hace tiempo que cuestionamos todas nuestras elaboraciones con diferentes parámetros que son, para nosotros, imprescindibles para disfrutar de la pastelería. ¿Es necesario añadir más azúcar? ¿Es imprescindible utilizar tanta grasa? ¿Cómo podemos sustituir sin perder textura o sabor?

A través de estas inquietudes empezamos a formular recetas desde cero logrando elaboraciones más ligeras, con mucha textura y con mucha potencia de sabor. Bautizamos el método como B·Concept: una alternativa a la pastelería común, la que se basa en las recetas de siempre. El sabor de este tipo de productos potencia los ingredientes protagonistas: mousses de avellana que saben a avellana, crema de mandarina que sabe a mandarina o aéreos de chocolate que saben a chocolate. El sabor es limpio e inequívoco.

¿El resultado final? Una pastelería más fácil de digerir, menos pesada, que invita a pecar de un trocito más.