#SweetHomeTalks: creando el primer congreso online de pastelería Eventos

¿Cómo se nos ocurrió crear el primer congreso digital de pastelería? Todo comenzó la mañana del jueves 26 de marzo, Jordi Bordas y «las Martas» discutíamos sobre cómo podríamos adaptar nuestra comunicación en tiempos de COVID-19. Una situación en la que un tercio de la población mundial vivía completamente confinada, el Aula estaba cerrada al público, el calendario de cursos pendía de un hilo y toda nuestra planificación había dejado de tener sentido casi de un día para otro.

Durante esta conversación surgió una propuesta sencilla pero arriesgada: organizar el primer congreso online de pastelería y emitirlo a través de Instagram Live. Un formato que ya habíamos visto en otros sectores, pero nadie antes lo había aplicado al mundo de la pastelería dándole un formato de congreso: con un programa establecido, temáticas cuidadosamente seleccionadas y un plan de comunicación sólido.

Solo cuatro días después –el lunes 30 de marzo– dábamos el pistoletazo de salida a la 1ª edición de #SweetHomeTalks, un congreso maravilloso en el que hemos vivido momentos increíbles y que ha iniciado un movimiento masivo de compartir conocimiento en el mundo dulce. Dos ediciones después, estaremos siempre agradecidos a los 47 ponentes y más de 13.000 seguidores que habéis hecho posible el éxito arrollador de la iniciativa.

Organizar un evento de pastelería en pleno confinamiento y tan poco tiempo puede parecer una locura –no solo lo parece, damos fe–. Quizá es precisamente eso lo que hizo que nos embarcásemos en esa aventura: nos gustan los retos. Como no tuvimos suficiente con una, en menos de un mes nos lanzamos a organizar la segunda edición.

La locura de organizar un congreso online de pastelería

La primera edición de #SweetHomeTalks se celebró del 30 de marzo al 1 de abril, con un carácter más informal del que tendría la segunda. No marcamos ninguna pauta, dejando que cada ponente decidiese la temática de su charla. Por suerte se lo tomaron muy en serio y la mayoría optó por una vertiente didáctica y no tan conversacional, lo que nos permitió ofrecer un contenido de valor a pesar de haber sido organizado en apenas cuatro días.

Al ser gratuita, tuvo un efecto viral muy fuerte –éramos incapaces de imaginar que tendría tantísimo éxito–. En menos de una semana ya pasábamos de los 8.000 seguidores en el perfil de Instagram, creado específicamente para la ocasión. En esa primera edición, los ponentes no obtuvieron una retribución económica. Aun así, y a pesar de tener la comunicación centralizada en nuestra cuenta, que cada charla se realizase en directo desde el perfil del ponente, permitió que todos ellos ganaran entre 1.000 y 3.000 seguidores a lo largo de los tres días que duró el congreso.

En la ponencia de clausura de la primera edición, ya adelantamos que buscaríamos la forma de hacer el proyecto sostenible. No solo con la intención de reconocer a nuestros colegas del sector, poniendo en valor su tiempo, su conocimiento y su esfuerzo; sino también para cubrir los gastos generados y los costes de organización y producción –la primera edición supuso más de 200 horas en una semana y la segunda, en la que seguimos trabajando, ha sobrepasado las 500 horas en tan solo 20 días–.

Por ello, para la segunda edición introdujimos el precio simbólico de 29€, el equivalente a invitar a un café con leche a cada ponente. Esto no solo nos permitió retribuir a cada uno de los participantes por su tiempo y bagaje, también dar el salto de una plataforma gratuita como es Instagram a una de pago como Zoom. Además de mejorar notablemente la calidad de la imagen y del audio, permitía visualizarse en un mayor abanico de dispositivos, y recurrir a material didáctico como presentaciones o vídeos. Por otro lado, hemos creado una plataforma con acceso exclusivo para los inscritos, en la que se puede consultar todo el contenido, desde volver a ver las ponencias a descargarse el material compartido por los ponentes (recuerda que las inscripciones a la segunda edición del congreso online de pastelería siguen abiertas para todo aquel que quiera ver las ponencias –aunque sea en diferido– y descargar los materiales: recetas y presentaciones).

#SweetHomeTalks, el nacimiento de una comunidad

La formación rompe esquemas mentales, abre nuevos mundos y ayuda a motivarse y a recuperar la ilusión, algo muy necesario en momentos de crisis generalizada. Por eso, desde el principio nuestro objetivo fue el de compartir conocimiento y formar a través de contenidos útiles y de calidad.

Sin buscarlo, se creó entorno al congreso una comunidad internacional muy bonita de amantes del mundo dulce, profesionales y aficionados. Muchos nos habéis contado que gracias a estas formaciones os pudisteis evadir de la realidad a la vez que aprovechabais el tiempo. Por su parte, los ponentes, que se habían visto obligados a parar forzosamente –Jordi incluido– han podido profundizar en qué está pasando en el sector a través de las charlas de otros profesionales.

Para la primera edición contactamos con amigos o personas más cercanas a nuestro entorno, pero en ambos congresos hemos tratado de eliminar fronteras y convertirlo en un evento de pastelería internacional, pudiendo disfrutar de emblemáticos ponentes tanto de España (como Carles Mampel o Christian Escribà, por ejemplo) como de Colombia (Melissa Coppel), Argentina (Luciano García o Belu Melamed), México (Fernanda Covarrubias), Venezuela (Betina Montagne o Ángel Betancourt), Puerto Rico (Antonio Bachour) e incluso Francia (Julien Álvarez o Stephanie Vastel) u Holanda (Marike van Beurden).

A la hora de elegirlos, el género ha sido otro factor determinante. Las profesionales a menudo quedan en un segundo plano en el entorno mediático y queríamos darles visibilidad. En ambas ocasiones hemos podido disfrutar de ponencias realmente brillantes impartidas por mujeres: Andrea Dopico, Carito Lourenço, Stephanie Vastel o Ester Roelas son tan solo algunos ejemplos. Esperamos que nuestro gesto anime y motive al sector femenino a emprender, a darse a conocer y a poner en valor su trabajo.

También quisimos abarcar, dentro de lo posible, todas las disciplinas relacionadas con el mundo dulce y buscamos que cada ponente fuera experto en su campo. En la segunda edición fueron muy importantes las sugerencias que nos hicisteis sobre el primer congreso, incorporando temáticas como panadería (Xavi Barriga y Jordi Morera), ciencia en pastelería (Adrianna Jaworska), trabajo de azúcar (Mayte Rodríguez), pastelería de viaje (Eric Ortuño de L’Atelier), nitrógeno líquido (Martin Lippo de Vakuum), panettone (Yann Duytsche) o la visión privilegiada de la pastelería en un Palace de Julien Álvarez. Materias que sumamos a otras que ya se habían tocado en la primera edición: pastelería de vitrina (Miquel Guarro y Luciano García), bollería (Daniel Álvarez, Lluís Costa o Rocío Arroyo), chocolatería (Josep María Ribé o Saray Ruiz), postres de restaurante (David Gil o Jesús Escalera), heladería (Jordi Roig y Antonio Sirvent y Albert Roca), pastelería vegana (Toni Rodríguez y Lore Salas) o nuestro B·Concept con Jordi Bordas.

¿Habrá una tercera edición de #SweetHomeTalks?

Mentiríamos si dijésemos que no se nos ha pasado ya por la cabeza –de hecho, no habíamos acabado la segunda edición y ya nos estabais pidiendo la tercera–. Pero de momento nos queremos centrar de nuevo en Jordi Bordas y la escuela, ¡tenemos mil proyectos en mente! Lo que es seguro es que cuando celebremos la tercera edición incorporaremos novedades, además de algunas sugerencias de los participantes que nos han gustado mucho. Suscríbete a nuestra newsletter y síguenos en Instagram o Facebook para no perderte nada, esperamos volver a sorprendente algún día.

Como has visto, esta iniciativa –idear, aterrizar y llevar a cabo el primer congreso online de pastelería– ha sido todo un éxito. Pero lo que no os hemos contado (en público), son todas las emociones que nos ha generado. Ha habido nervios, lloros –de rabia y de alegría–, parálisis y extenuación entre otros. Sin embargo, de lo que más hemos tenido ha sido gratitud, en todas direcciones. Nos habéis mandado cientos de mensajes de apoyo y agradecimiento y no podemos más que dar las gracias –sí, otra vez– a todos los que os habéis confiado y os habéis tirado a la piscina con nosotros, tanto ponentes como espectadores. Sin vosotros no habría sido posible.

Hemos demostrado que, juntos, somos mejores, más fuertes y más capaces de hacer cosas increíbles. No hay palabras para describir la sensación de que todo encaja, de que hay un fin y de que –entre todos– hemos intentado poner el medio. ¡Volveremos a hacerlo! (en un tiempo :P). Mientras llega el momento, puedes volver a disfrutar tanto de la primera como de la segunda edición de #SweetHomeTalks. Ha sido todo un placer haber compartido esta aventura contigo.

1ª Edición de #Sweethometalks, el primer congreso online de pastelería

2ª Edición de #Sweethometalks, el primer congreso online de pastelería