Eventos

Lune Croissanterie, unos cruasanes traídos de la Luna

Si viajar a Australia ya toma tiempo, qué opinas si te damos la opción de pasar 3 horas esperando para comerse un cruasán. ¿Las harías? Pues los que han probado los cruasanes de Lune Croissanterie no se amedrentaran fácilmente por mucha cola que haya.

Esta cruasantería es la enésima demostración de que las cosas bien hechas, los ingredientes más buenos, y el tiempo y la paciencia que cada elaboración requiere, producen resultados excelentes. Son unos de los mejores cruasán que hemos probado nunca. Lo afirmaremos a los cuatro vientos. Eso sí, hay que ir hasta Melbourne para catarlos.

Sus delicias en forma de media luna las firman los hermanos Reid, que viajaron hasta París para aprender y especializarse en uno de los emblemas de la pastelería. De su viaje obtuvieron la esencia del cruasán: rigor en los ingredientes y rigor en los procesos. ¿El resultado? Colas y colas a diario para desayunar.

La crónica gráfica es de Julien Alvarez!